Hola, Soy Marta.

Tengo 15 años. El día que me dijeron que me tenía que poner brackets, me enfadé muchísimo.Era lo último que me apetecía ponerme!!! Unos hierros en la boca me quedarían fatal, pero entendí que era la mejor opción para arreglar el problema de mi colmillo.

Maite nos explicó cómo sería el proceso por el que pasaría, la duración, qué iba a notar, etc de manera que yo lo entendiese bien. Por eso me animé!

Ya llevo más de un año con los brackets puestos  y, la verdad, es que se me ha hecho muy corto. Las visitas son muy rápidas y divertidas: te revisan, te ajustan el aparato, te preguntan cómo lo llevas y te explican cómo vas y lo que te van a hacer. Te cuidan muy bien!!

Los brackets ahora no me molestan nada, además todo el mundo los lleva. Estoy tan acostumbrada, que no molesta llevarlos puestos y, cada vez que tengo que ir al dentista no me importa, es más ¡me encanta!

¡Gracias, Maite!